aikidojo
scroll

ÚLTIMAS NOVEDADES

Entérate de los próximos eventos



novedades

AIKIDOJO

Centro de difusión del Aikido



El edificio está situado en una zona residencial de la ciudad de Wilde, caracterizada por la elevación de talleres, en cuyas cubiertas predominan las bóvedas metálicas.

Se trata de la construcción de un techo sobre la planta alta del edificio, en el que funciona un taller metalúrgico. Sobre este último nivel funcionará un Dojo para las prácticas de Aikido, contará con una sala de tatami y vestuarios, estos últimos existentes adosados al volumen original.

Para la construcción de esta cubierta la premisa era, que en la imagen final estuviera implícita la arquitectura japonesa.

¿Pero, de qué manera se puede transmitir la esencia de una arquitectura delicada y artesanal sin que colisione con un entorno con características diferentes?

El conflicto de estas limitaciones enfrenta los niveles mas básicos de mi futura profesión, pero en la propia búsqueda de una arquitectura coherente, estas contradicciones no se pueden eludir.

La intensión es “transmitir sin crear, crear sin afrontar” y moldear, junto a la enseñanza del Aikido, los trazos que generan un nuevo espacio, pleno de potencial, y de esta forma albergar al delicado espíritu humano.

Los muros medianeros persiguen el despliegue del techo equilibrando su movimiento y dejando percibir en el interior las columnas.

El techo de los vestuarios se prepara al colapso que nunca llega, porque las energías, como si viniesen de un buen sempai, transmiten con gran aptitud su enseñanza, de la misma manera, las que son desplegadas en el interior a través del Aikido, son liberadas por la cubierta en todas direcciones. De tal modo que en la parte superior emerge un volumen, que recuerda las energías de la naturaleza, por siempre presentes en la arquitectura japonesa. Debajo del vacío, el ser.

Amanecer y ocaso, momentos fundamentales, en que los rayos del sol se derraman sobre las columnas, instante en que las fuerzas de la naturaleza inundan la sala permitiéndonos tomar conciencia de nuestra fuerza interior, instante, en que somos nosotros, convirtiéndonos en samurai.



AIKIDO

El Camino de la Armonía



Aikido “El Camino de la Armonía” es un arte marcial japonés que combina técnicas de control (katame waza) y de proyección o derribo de uno o varios oponentes (nage waza).

Morihei Ueshiba ,a quien sus estudiantes llamaban O’Sensei (Gran Maestro), creó el Aikido a principios del siglo XX. Habiendo sido maestro de diversas artes marciales y una persona profundamente espiritual, pudo conciliar las aparentemente variadas disciplinas marciales creando el Aikido, un camino marcial para ayudar a las personas a desarrollar su potencial físico, mental y espiritual.

Haciendo una traducción un tanto sencilla, Aikido significa “el camino a armonizar con las fuerzas universales de la vida” o “el camino de la unidad con las fuerzas fundamentales del universo”. También se ha llamado “El Camino a la Armonía Espiritual”.

En el Aikido se hace un enfoque del manejo de la agresión y la violencia a través de un entrenamiento enérgico y positivo. Se aplican técnicas marciales muy efectivas de una forma muy singular: usando el movimiento dinámico del cuerpo, se neutralizan los ataques. Un aikidoka entrenado es capaz de redirigir la fuerza de un ataque sin peligro para él y en forma efectiva. El Aikido está ideado para poder manejar no sólo a un oponente, sino a varios también.

Con el Aikido se le enseña al practicante a ser flexible, fluido y centrado, y a actuar en forma espontánea dentro de los principios del arte. Para ello, el aikidoka aprende a unir mente, cuerpo y espíritu al máximo. Originalmente se enseñaba a unos pocos alumnos selectos en Japón pero hoy en día se enseña en todo el mundo gracias, fundamentalmente, a los esfuerzos del hijo de O’Sensei, el ya fallecido Kisshomaru Ueshiba, quien, sistematizando y adaptando las técnicas de su padre, desarrolló un método de entrenamiento accesible a hombres, mujeres y niños de todas las edades, condiciones físicas y habilidades.

FUNDADOR DEL AIKIDO

Morihei Ueshiba



Maestro de artes marciales japonés. Creador de la disciplina del Aikido, término que puede ser traducido como 'arte de la paz', y considerado uno de los mejores Dai-sensei ('Gran maestro') de la historia de las artes marciales.

Provenía de un linaje de samurais campesinos. Su padre, un próspero terrateniente que también tenía negocios madereros y pesqueros, fue un hombre muy respetado por la comunidad, que sirvió en los consejos municipales, se enfrentó a los políticos corruptos y a sus ronin ('mercenarios') y educó a su hijo con un fuerte sentido del deber filial en el bushido (el 'Camino del Guerrero').

Ueshiba, en justa correspondencia, reverenció a su padre durante toda su vida. Fue un niño débil y enfermizo, afligido constantemente por la devastación de la guerra y las brutalidades de los líderes políticos; fue superando sus limitaciones físicas mediante ejercicios que robustecieron su cuerpo, y su espíritu a través de la meditación budista, aprendida de la secta Shingon, a la que pertenecían sus padres.

En 1925, tuvo Ueshiba la primera de las visiones que habían de transformar su vida. Contaba por entonces cuarenta y dos años, y un día salió al jardín de su dojo en Ayabe, donde fue desafiado por un oficial armado con un sable, al que hizo frente con sus manos desnudas; cada vez que el militar atacaba, Ueshiba se movía ligerísimamente, lo justo para evitar la estocada, hasta que el otro, exhausto, desistió. Inmediatamente después de este suceso se encontró identificado con el sol, la luna y las estrellas y se vio a sí mismo como el universo; había experimentado lo que en japonés se llama el sumi-kiri (la claridad de mente y cuerpo).

Las anécdotas son numerosas en la vida de Ueshiba. Algunas forman parte de la leyenda; otras son realidad, y de ellas fueron testigos sus contemporáneos. A veces fueron filmadas o fotografiadas. Se dice que aun cuando era un anciano de ochenta años y con tan sólo cincuenta y seis kilos de peso, podía desarmar a cualquier enemigo, vencer cualquier número de atacantes e inmovilizar a un oponente con un solo dedo. Nunca atacaba, pues esto significaría haber perdido el control; Morihei era sobre todo un hombre de paz que detestaba toda clase de violencia, y que trataba de evitar el enfrentamiento mediante la armonía.

FUNDADOR DE AIKIDOJO

Gino Colagiovanni



Aikido “El Camino de la Armonía” es un arte marcial japonés que combina técnicas de control (katame waza) y de proyección o derribo de uno o varios oponentes (nage waza).

Morihei Ueshiba ,a quien sus estudiantes llamaban O’Sensei (Gran Maestro), creó el Aikido a principios del siglo XX. Habiendo sido maestro de diversas artes marciales y una persona profundamente espiritual, pudo conciliar las aparentemente variadas disciplinas marciales creando el Aikido, un camino marcial para ayudar a las personas a desarrollar su potencial físico, mental y espiritual.

Haciendo una traducción un tanto sencilla, Aikido significa “el camino a armonizar con las fuerzas universales de la vida” o “el camino de la unidad con las fuerzas fundamentales del universo”. También se ha llamado “El Camino a la Armonía Espiritual”.

En el Aikido se hace un enfoque del manejo de la agresión y la violencia a través de un entrenamiento enérgico y positivo. Se aplican técnicas marciales muy efectivas de una forma muy singular: usando el movimiento dinámico del cuerpo, se neutralizan los ataques. Un aikidoka entrenado es capaz de redirigir la fuerza de un ataque sin peligro para él y en forma efectiva. El Aikido está ideado para poder manejar no sólo a un oponente, sino a varios también.

Con el Aikido se le enseña al practicante a ser flexible, fluido y centrado, y a actuar en forma espontánea dentro de los principios del arte. Para ello, el aikidoka aprende a unir mente, cuerpo y espíritu al máximo. Originalmente se enseñaba a unos pocos alumnos selectos en Japón pero hoy en día se enseña en todo el mundo gracias, fundamentalmente, a los esfuerzos del hijo de O’Sensei, el ya fallecido Kisshomaru Ueshiba, quien, sistematizando y adaptando las técnicas de su padre, desarrolló un método de entrenamiento accesible a hombres, mujeres y niños de todas las edades, condiciones físicas y habilidades.



Dónde practicar Aikido

Clases practicantes de Aikidojo dictadas por nuestros maestros.



LUNES de 20HS A 21:30HS | Instructor: Fukushidoin Sajaroff Santiago

MARTES de 20HS A 21:30HS | Instructor: Shidoin Colagiovanni Gino

JUEVES de 20HS A 21:30HS | Instructor: Shidoin Colagiovanni Gino

VIERNES de 20HS A 21:30HS | Instructor: Sensei Araujo Marlen

SÁBADO de 13HS A 14:30HS | Instructor: Fukushidoin Cabral Pablo



Condarco 1843 – Wilde
4230-1034 / 0840
info@aikidojo.com.ar
Clases para Adultos (más de 12 años)




Dónde encontrarnos

Puedes informarte y comunicarte con nosotros en las siguientes redes sociales





facebook
youtube